Cómo Injertar Almendros【Guía Completa 2021】


🔖 Injertos 📆 18/03/2021

Realizar injertos en árboles frutales es una excelente manera de garantizar el éxito en la producción de sus frutos, así como de obtener diferentes variedades de un mismo árbol. Por eso es recomendable utilizar esta técnica para distintas especies, como los almendros.

Injertar almendros es una práctica muy común entre los amantes de la jardinería y los huertos, pero se trata de un proceso que, si bien es fácil, requiere de práctica y tiempo para dominarse. En este post te contamos cuándo, cómo y por qué injertar almendros.


¿Por qué injertar almendros?

Recurrir a la técnica del injerto es una opción muy a tener en cuenta porque proporciona muchas ventajas. Las principales son:

  • Ayudan a la adaptación al clima y suelo de la zona: como sabes, existen variedades de plantas que son más resistentes a los climas secos y calurosos; otras, son más resistentes a los climas fríos. La técnica del injerto aprovecha estas características de las especies utilizadas para obtener un híbrido que se adapta bien a cada condición climatológica y de suelo.

  • Se consiguen más frutos: algunas especies se caracterizan por dar más fruto debido a su variedad genética. Si utilizamos una de estas especies como patrón para el injerto, podremos aprovechar dicha genética para obtener más frutos del árbol deseado.

  • Se reproducen especies: con la técnica del injerto se pueden seguir reproduciendo especies que no se reproducen por sí solas mediante sus semillas.

  • Protegen la salud de la planta: los injertos ayudan a prevenir ataques parasitarios, plagas y/o enfermedades.


  • ¿Cuál es la mejor técnica para injertar almendros?

    Los mejores injertos que se pueden aplicar sobre árboles frutales de hueso son de púa o de yema, es decir, los que se fijan al patrón para que éste dé una nueva planta. Esta técnica es idónea para especies como el albaricoquero, el melocotonero, el endrino, el paraguayo, las nectarinas, los almendros bordes y diversas variedades de ciruelos.

    Si nos centramos en el almendro, los mejores patrones de almendros serán los almendros bordes o francos nacidos de semilla.

    ¿Cuándo y cómo es recomendable injertar almendros?

    El almendro es un árbol frutal muy versátil que puede injertarse siguiendo distintas técnicas, lo cual es muy ventajoso. Eso sí, según la técnica conviene realizar el injerto en una época u otra para garantizar el éxito. Lo ideal es realizar un injerto de púa.

    Los dos métodos que más se utilizan para injertar almendros con sus respectivas estaciones del año son los siguientes:


  • Injerto de escudo simple en marzo: este injerto de púa se realiza en primavera, recogiendo en invierno las varetas de la planta madre y almacenándolas en un lugar fresco y húmedo hasta que llegue el momento del injerto. En esta época es más complicado hacer que el injerto coincida con el momento en el que la savia de las plantas a utilizar se encuentre en movimiento. De hecho, si el injerto se realiza y no hay movimiento de savia en breve, lo más probable es que fracase.

  • Injerto en T o en escudete en agosto: este injerto de yema, en esta época, es el que ofrece mejores resultados, aunque el calor es un inconveniente presente durante el proceso. El escudete se debe cortar justo antes de proceder con el injerto y habrá que eliminar las hojas inmediatamente para evitar la desecación del patrón. Es recomendable elegir un día nublado y fresco para realizar el injerto.

  • ¿Cómo garantizar el éxito al injertar almendros?

    Para que el injerto tenga éxito hay que prestar atención a lo que es, probablemente, lo más importante y fundamental del proceso: al cámbium. La unión de dos plantas se garantiza mediante la unión de sus tejidos de multiplicación; es decir, el cámbium. Por lo tanto, esta acción debe ser muy precisa y es capaz de garantizar el éxito o fracaso del injerto.


    A su vez, el cámbium es un tejido muy delicado de cara a su manipulación y a su exposición al aire libre. Si bien siempre hay que tener cuidado, en algunas técnicas hay que tener más maña que en otras, ya que las dos partes que deben entrar en contacto son las cortezas del patrón y el injerto.

    Del mismo modo, debe realizarse el injerto en un ambiente fresco y evitando las horas más calurosas del día, atendiendo siempre a las fechas en las que se puedan realizar los injertos:

  • Los injertos de yema dormida, a finales de verano y principios de otoño.
  • Los injertos de diciembre, en la primera quincena de diciembre.

  • Quien lleve a cabo el proceso debe contar con la habilidad para preparar el patrón y el injerto de forma rápida y limpia, intentando conseguir el mayor contacto posible entre el patrón y el injerto mismo. Ambos son muy delicados y no deben exponerse al aire libre durante mucho tiempo, pues pueden perder su hidratación propia en los tejidos que facilitan la unión entre ambas partes.

    También se debe tener en cuenta la compatibilidad entre el injerto y el patrón, pues no se puede mezclar cualquier especie, sino que debe existir alguna clase de parentesco botánico, por así decirlo. De hecho, incluso existen especies que sólo se pueden injertar entre sí como el aguacate, el castaño, el manzano o el pistacho, entre otras, aunque la mayoría pueden combinarse.

    En el caso del almendro, se puede injertar en otro almendro, pero también en un ciruelo, un endrino, un melocotonero, un albaricoquero, una nectarina y un paraguayo. Como patrón, el almendro puede ser el portainjerto de un albaricoquero, un ciruelo o un melocotonero.


    ¿Cómo injertar almendros?

    Para injertar almendros, vamos a explicarlo recurriendo a la técnica del injerto en forma de T, es decir, con yemas. Ya que el proceso del injerto es delicado, asegúrate de contar con las herramientas necesarias y que aquellas herramientas afiladas están limpias y desinfectadas con alcohol isopropílico.

    Consigue las yemas de una variedad que quieras introducir en el árbol a injertar. Estas yemas deben provenir de tallos frescos, preferiblemente tallos verdes. Mantenlas frescas durante todo el proceso; puedes hacerlo depositando los tallos verdes llenos de yemas en un recipiente con poca agua que puedas transportar.

    La zona del árbol donde vayas a realizar el injerto también debe ser fresca y preferiblemente verde, limpia de brotes. Utiliza unas tijeras de podar desinfectadas con alcohol para limpiar los nuevos brotes del patrón y dejar el tallo limpio.


    Pasos para realizar un injerto en Almendros

  • Prepara una navaja para injertos, también desinfectada para no contaminar el tallo ni las yemas, y realiza un corte horizontal en el tallo de 1 centímetro de longitud aproximadamente, sin profundizar, para quitar la “corteza” del tallo. Luego de eso, haz un corte vertical perpendicular al corte anterior para formar un corte en forma de T.

  • No abras la hendidura todavía; antes, prepara las yemas, que deben conservarse frescas. Escoge las mejores yemas, es decir, ni las más duras, ni las más frescas. Extrae las yemas del tallo realizando un corte profundo, rodeando la yema y cortando la caña en forma de cuña. Extraelas con mucho cuidado para no dañarlas y procurando que su calidad sea buena en entereza y frescura.

  • Cuando hayas extraído la yema, introdúcela en la hendidura con forma de T procurando que no contaminan ni las yemas ni el tallo tocándolos con los dedos. Hazlo rápido para conservar la humedad de la yema y que patrón e injerto se “suelden” cuanto antes.

  • Con la parte posterior de la navaja, despega la corteza que cortaste anteriormente y crea una pequeña hendidura. Introduce la yema en la hendidura, procurando que ambas partes estén en pleno contacto. Luego de eso, “venda” la herida en forma de T conservando siempre la humedad del tallo y de la yema.

  • Con este vendaje crearás una segunda piel en el tallo, pero con cuidado para que la yema pueda seguir respirando. Para ello, utiliza film plástico especial para injertar. Ten en cuenta que lo utilizarás para proteger la herida del tallo y la yema, así que no dejes partes de esta herida al descubierto.

  • Enrolla el tallo desde la parte inferior de la herida y ejerce una suave presión para garantizar el contacto total entre el tallo y la yema. Cuando la herida ya esté protegida, haz un pequeño nudo para que el film no se caiga.



  • ¡Y listo! Cuando notes que ha prendido el injerto (se notará que está vivo y tiene actividad), podrás retirar el vendaje, ya que, si lo dejas durante mucho tiempo, el tallo seguirá creciendo y el film seguirá apretando, y puede llegar a estrangular al patrón o incluso a cortarlo.



    ¡Y esto ha sido todo! Si te ha gustado esta entrada, por favor ayúdanos a difundirla compartiéndola en tus redes sociales 👇 ¡Muchas gracias!


    TE PUEDE INTERESAR...
    Las Mejores Tijeras de Podar
    Las Mejores Tijeras de Podar de una y dos manos
    Las Mejores Sierras de Podar
    Las Mejores Sierras de Podar [Eléctricas y Manuales]
    Las Mejores Podadoras de Altura
    Las Mejores Podadoras de Altura [Guía de compra 2020]
    Las Mejores Motosierras de Poda
    Las Mejores Motosierras de Poda de 2020
    Las Mejores Trituradoras de Ramas
    Trituradoras de Ramas[Guía de Compra 2020]
    Cómo injertar un Nogal
    Cómo injertar un Nogal
    TE PUEDE INTERESAR...
    Las Mejores Tijeras de Podar
    Las Mejores Tijeras de Podar de una y dos manos
    Las Mejores Sierras de Podar
    Las Mejores Sierras de Podar [Eléctricas y Manuales]
    Las Mejores Podadoras de Altura
    Las Mejores Podadoras de Altura
    Las Mejores Motosierras de Poda
    Las Mejores Motosierras de Poda de 2020
    Las Mejores Trituradoras de Ramas
    Trituradoras de Ramas [Guía de Compra 2020]
    Cómo injertar viña: Técnicas y Consejos
    Cómo injertar viña: Técnicas y Consejos


    © 2021 Manualdepoda.com
    Privacidad · Política de cookies · Contacto
    En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.